Imprime la Receta

jueves, 6 de octubre de 2016

Huevos Sorpresa

Un plato algo elaborado, no difícil de hacer y con buen resultado de presentación.

Al llevar el huevo rebozado, se debe servir como segundo, ya que una vez terminado y frito, será un plato fuerte que podemos servir con ensalada y verdura.

También con patatas fritas, pero se trata de no añadirle más calorías, de ahí la verdura y la ensalada.

Puede quedar bien en cualquier comida o reunión si lo adornamos un poquito.

Ingredientes:

-4 Huevos duros.
- 400 gramos de carne picada.
- 3 dientes de ajo.
- Pimienta molida.
- Nuez moscada
- Sal.
-  Perejil picado.
- Aceite.
- Pan rallado.
- 1 huevo.

Preparación:

Cocemos los huevos, los dejamos enfriar y después pelamos procurando no romperlos.
Los huevos una vez pelados están listos para cubrirlos con la mezcla que después vamos a hacer.

Podemos dejarlos enteros si queremos que el resultado sea una bola mas grande, o abrirlos por la mitad y quedarían más pequeños.

Ahora vamos a hacer la mezcla para el rebozado:

Picamos muy menudito el ajo y el perejil.

Si queremos ahorrarnos trabajo, podemos decir al carnicero que nos pique el ajo y el perejil al mismo tiempo que la carne.

En un bol hondo ponemos la carne picada, el ajo, el perejil, el huevo, la sal, la pizca de nuez moscada y un poco de pimienta.
Removemos bien y añadimos pan rallado para que ligue la masa.
Esta masa tendrá más sabor si la hacemos de un día para otro.

Ahora cubrimos los huevos con la masa.

La masa que hemos elaborado la dividimos en cuatro partes.

Con las manos húmedas, vamos cogiendo una porción de masa y envolviendo bien cada huevo.
Así sucesivamente con todos los huevos.

No debemos preocuparnos si queda feo, solo que haya cantidad suficiente de masa para cubrir el huevo. 

Cuando trabajemos después con el rebozado, le daremos forma bonita.

Rebozamos los huevos:

Preparamos un plato con pan rallado y otro con huevo batido.

Vamos cogiendo los huevos con la masa y pasamos primero por el pan rallado, después por el huevo y por ultimo de nuevo el pan rallado.
En esta operación es cuando debemos dar al huevo su forma redonda y bonita.

Una vez todos rebozados, ponemos una sartén grande con aceite, o la freidora, y los vamos friendo en tandas.

Deben quedar doraditos sin llegar a quemarse.

Hemos de tener en cuenta que la carne que recubre los huevos ha de hacerse al freír para que no queden crudos.

Los pasamos por un escurridor para quitar el exceso de aceite y ya están listos para servir y degustar.
Mi consejo ya os lo di en la parte de arriba: servir con ensalada y verduras, ya sin guarnición resulta un plato bastante consistente.
Espero os resulte útil. 

Si tenéis alguna duda o comentario estaré encantada de leerlo.

Tiempo de elaboración: medio.

Dificultad: baja.

                              SI TE HA GUSTADO COMPÁRTELO¡¡¡

       FACEBOOK        TWITTER       GOOGLE +