Imprime la Receta

jueves, 2 de marzo de 2017

Tortilla de Acelgas o Espinacas

Un primer plato de lo más tradicional. Típico de mi 

tierra. Lo recuerdo desde que tengo uso de razón.

Muy fácil de hacer, económico y con poquitos 

ingredientes.

Cierto que al leer acelga o espinaca, muchos se echarán 

para atrás, pero yo os pido que le deis una oportunidad 

a la receta.

El sabor de la verdura queda bastante mitigado y el 

plato final, agradable al paladar.

El resultado a tan poco esfuerzo es estupendo.

Debemos usar verdura muy fresca, igual que los huevos y

 un buen aceite de oliva.

Ingredientes:

- Acelgas o espinacas frescas.

- Huevos.

- Sal.

- Aceite de oliva.

- Cebolla o ajo según el gusto.

- Queso en lonchas o en polvo (opcional).

- Chorizo o jamón troceado (opcional).

Preparación de la receta:

Lavamos muy bien las hojas de acelga o espinacas 

después de haberlas separado de las pencas (las de las 

acelgas podemos después utilizarlas como berza cuando 

hagamos cocido. Limpias y cortadas se pueden congelar

si no las vamos a usar inmediatamente).

 Una vez limpias las espinacas, las cortamos con unas 

tijeras en trozos más pequeños antes de hervirlas, así 

nos ahorraremos el tener que machacarlas tanto luego

en la sartén. Las ponemos en una olla con abundante 

agua y un poco de sal y aceite. Las dejamos hervir hasta

que estén tiernas.

Las pasamos por un escurridor.
En una sartén con un poco de aceite de oliva, freímos o

bien el ajo muy picadito, o la cebolla igualmente picada 

fina, según nuestro gusto.
A medio freír añadimos las espinacas escurridas y 

removemos durante un rato para que se frían bien y se

mezclen con el sabor del ajo. En este proceso de refreír

y remover, vamos machacando las espinacas con la 

paleta para que queden muy finas.
Probamos las espinacas o acelgas a ver cómo están de

sal, y en caso de estar sosas, añadiremos un poco de sal

a los huevos batidos.

Ponemos las espinacas escurridas y refritas en un bol, 

batimos los huevos aparte y después lo mezclamos todo

bien.
La cantidad de huevos ira en proporción a las espinacas

que hayamos frito, siempre teniendo en cuenta que el 

huevo es mejor que sobre a que se quede corto, porque 

entonces la tortilla quedara muy seca y nada jugosa.

Cuando tengamos la mezcla de huevos y espinacas 

refritas, ponemos una sartén al fuego con un poco de 

aceite. Conviene que sea una sartén que no esté 

estropeada y que sea antiadherente, si la tortilla se 

pega abajo, se romperá y se quemara. La habremos 

estropeado.
Bajamos el fuego para que la tortilla se vaya haciendo 

poco a poco.

Ayudándonos de una tapadera, levantaremos la sartén y

 depositaremos la mezcla en la tapa para darle la 

vuelta.

Cuando este cocida y tenga un color bonito la sacaremos

de la sartén ayudándonos de nuevo de la tapadera y la

pondremos en un plato grande.

A mí no me gusta el exceso de aceite, así que cuando 

escurre un poco, después la cambio a otro plato.

Lista para comer, tanto fría como caliente, está 

deliciosa.
Si la comemos caliente podemos servirla con pan tostado

con tomate y nuestro rico aceite de oliva.

Nota:

Hay una opción que es añadir a la mezcla de espinacas 

huevos un poco de pan rallado.

Con esto conseguiremos que la tortilla sea más 

compacta y que el sabor de la verdura se mitigue un 

poco.

Si nos gusta con el queso, bien en lonchas o en polvo, lo 

añadiremos también a la mezcla con los huevos.

También podemos refreír junto a las espinacas y el ajo o

la cebolla, chorizo, jamón…a gusto del consumidor.

Espero os resulte útil. Si tenéis alguna duda o 

comentario estaré encantada de leerlo.

Tiempo de elaboración: bajo.

Dificultad: baja.

SI TE HA GUSTADO COMPÁRTELO¡¡¡

   FACEBOOK        TWITTER       GOOGLE +