Imprime la Receta

martes, 17 de abril de 2018

Tortillitas de Bacalao


Un plato de lo más tradicional. Típico de mi tierra. Lo 

recuerdo desde que tengo uso de razón.

Muy fácil de hacer, económico y con poquitos 

ingredientes.

El resultado a tan poco esfuerzo es estupendo.

Una receta típica de Semana Santa, de la Cuaresma.

Hay infinidad de recetas con bacalao, pero esta es una 

de las más típicas.

En épocas de escasez económica, era un plato que 

alimentaba y muy socorrido, porque con muy poco 

bacalao y harina se podían hacer muchas tortillitas y al 

menos tenían el sabor al bacalao.

De hecho yo recuerdo que nosotros que vivíamos en el

campo, las hacíamos incluso sin bacalao.

Solo con la harina y el huevo. Aun hoy me siguen 

encantando.

Frías están deliciosas.

Ingredientes 2 pax:

- 200 gr. de bacalao ya sin sal y desmenuzado.

- 2 huevos (opcional, la receta original no lo lleva, mi 

madre sí lo ponía).

- Sal (si las hacemos sin bacalao).

- Aceite de oliva.

- Perejil picado fresco.

- 4 ajos.

- 3 cucharadas soperas de harina.

- ½ vaso de agua templada.

- Miel (solo opcional para el que le gusten las mezclas de

 sabores). Yo no la pongo.

Preparación de la receta:


En un bol echamos el perejil picado y los ajos muy 

picaditos.

Si no te gusta el sabor al ajo, incluso puedes suprimirlo 

igual que el perejil.

Si vamos a poner bacalao, lo incorporamos en este 

momento y removemos.


Si no usamos bacalao, añadimos una pizca de sal.

Si vamos a poner huevo, es el momento de echarlos al 

bol y batirlos.

Incorporamos la harina poco a poco y removemos bien. A

ser posible cucharada a cucharada, hasta lograr una 

masa que quede densa pero que fluya al echarla a la 

sartén.

Añadimos el agua y volvemos a remover para mezclar 

todos los ingredientes.

 Si queda liquida o espesa, añadimos agua o harina.

En una sartén honda, ponemos aceite de oliva y lo 

calentamos.

Cuando esté caliente con una cuchara metálica de sopa,

vamos cogiendo un poco de masa y poniendo en el 

aceite.

Si no se hacen bien por los dos lados, damos la vuelta a

la tortillita.

Cuando estén en su punto, las sacamos y colocamos 

sobre papel absorbente para que escurran todo el aceite

posible.

Se sirven calientes, pero para mi gusto, frías están

deliciosas.

Si nos gusta el contraste de salado y dulce, antes  de 

servirlas se pueden rociar con un poco de miel de caña.

Nota:

También existe  la receta para hacer tortillitas solo con

huevo, harina, sal y agua. Incorporar ajo o perejil ya es

a gusto de cada uno.

Esta es la receta más pobre por decirlo de alguna forma.

Pero aun así quedan riquísimas.

Espero os resulte útil. Si tenéis alguna duda o 

comentario estaré encantada de leerlo.

Tiempo de elaboración: bajo.

Dificultad: baja.

                           SI TE HA GUSTADO COMPÁRTELO¡¡¡

                      FACEBOOK        TWITTER       GOOGLE +