Imprime la Receta

martes, 6 de septiembre de 2016

Revuelto de Gambas y Jamón

Un 1er plato muy fácil de hacer, que resulta vistoso y muy agradable al paladar, aunque puede resultar un poco más caro. Si tenemos invitados, este plato quedara muy bonito en la mesa y gustará bastante a nuestros comensales.

Para abaratarlo lo máximo posible, las gambas pueden ser congeladas. Si las compramos de un tamaño bueno, no se notara tanto la diferencia.

El jamón lo compraremos según el alcance de nuestro bolsillo.
Un buen jamón serrano, un jamón ibérico o del normalito que viene loncheado.

A mas calidad, mejor sabor, pero con cualquiera de ellos resultara un plato delicioso.

Ingredientes:
- 400 gramos de gambas peladas.
- Ajos.
- 5 huevos.
- Sal
- Aceite de oliva.
- Pimienta negra molida.
- Jamón en tacos o troceado.

Preparación de la receta:
Con 400 gramos de gambas y 5 huevos, yo cocine para tres comensales y resulto un plato abundante.

 Si nos gusta con menos huevo, podemos disminuir la cantidad.

Yo suelo usar gamba pelada y congelada. Previamente dejaremos que se descongelen y escurriremos toda el agua que sueltan.
Si son muy grandes las cortaremos a la mitad, a mi me gusta dejarlas enteras.

Picamos ajo abundante y pequeño.

El jamón podemos cortarlo a taquitos pequeños o bien trocearlo con una tijera en trozos más grandes para encontrarlos mejor en el revuelto.
En una sartén con aceite freímos el ajo cortado muy fino.


Dejar que se dore sin llegar a quemarse.

Cuando el ajo está a medio freír, añadimos las gambas.

Dejamos que se hagan un poco y suelten si tienen algún resto de agua.

 Después añadimos el jamón y dejamos que se haga un rato mezclándose con las gambas  (hay quien prefiere dejar el jamón en lonchas y ponerlo por encima del revuelto cuando ya está en el plato).
Añadimos la sal y un poco de pimienta negra molida al gusto.

Dejamos un rato removiendo de vez en cuando, hasta que se consuma todo el líquido que suelten las gambas.

Probamos de sal. Si necesitamos añadir más, la mezclaremos con los huevos.

Batimos los huevos y los añadimos al revuelto.
Removemos de nuevo un rato hasta que coge un color dorado sin llegar a quemarse.

Según el gusto de los comensales, dejaremos que el huevo se haga más o menos.

A unas personas le gusta el huevo apenas hecho y a otras como a mí, nos gusta muy pasado.

Colocamos en el plato y listo para comer.
Espero os resulte útil. Si tenéis alguna duda o comentario estaré encantada de leerlo.

Tiempo de elaboración: bajo.
Dificultad: baja.

SI TE HA GUSTADO COMPÁRTELO¡¡¡

       FACEBOOK        TWITTER       GOOGLE +