Imprime la Receta

jueves, 7 de junio de 2018

Filetes de Pollo Empanado con Salsa de Champiñones


Un segundo plato muy fácil de hacer, con poca 

elaboración.

En una época normal que el pollo no esté demasiado 

caro, hasta resulta económico.

Una forma de comer carne de pollo y que este tierno y 

jugosa.

Debemos pedir al carnicero nos corte los filetes del

grosor deseado. A mí me gusta algo intermedio, no muy 

gruesos, ni muy finos porque se resecarían.

Ideal para niños. También para adultos que no tengan 

problemas con la dieta.

Ya sabemos que los empanados no van muy bien con las

dietas, y la salsa que vamos a hacer tampoco si nos 

gusta mojar pan.

Pero por una vez…

También podemos hacer esta receta con filetes de lomo

de cerdo, o de ternera.


 Ingredientes:

- 2 pechugas de pollo fileteadas.

- Pan rallado.

- 1 huevo.

- Sal

- Aceite de oliva.

Para la salsa de champiñones:

- 1 diente de ajo.

- 1 cebolla.

- 3 cucharadas de aceite.

- 350 gr. de champiñones laminados.

- 200 ml de nata para cocinar.

- Leche (la justa para cubrir los champiñones).

- Sal y pimienta.

Preparación de la receta:


Lavamos los filetes, los escurrimos y salamos 

ligeramente.

A continuación los empanamos pasándolos primero por


el huevo batido y después por el pan rallado. Freímos en

sartén o freidora.


Han de quedar doraditos por fuera pero jugosos por

dentro, que no se nos pongan duros y resecos.

Esta sería la forma normal de hacerlo. Yo, desde que mi 

hijo era pequeño, tenía un truco para que se comiese 

los filetes. Hoy en día ya un hombre adulto, aun le sigue

encantando.

Os cuento: cuando lavaba los filetes, los ponía 

escurridos en una fuente, ponía un poco de sal por 

encima, y en un vaso batía el huevo, le añadía leche, 

mezclaba bien y lo echaba sobre los filetes. Si es poca 

leche se añade un poco más para que tape los filetes.


Se deja reposar unas cuantas horas y luego ya solo 

pasarlos escurridos por el pan rallado.

Con esto se consigue que los filetes se pongan muy 

tiernos.

Una vez fritos vamos colocando los filetes sobre papel

de cocina para que escurran el aceite.

Reservamos los filetes.

Hacemos la salsa:

Los champiñones si son frescos, los lavamos muy bien y

troceamos en láminas no muy grandes. Si son de lata 

escurrimos el caldo.

Cubrimos un poco los champiñones con leche para que no

se pongan negros cuando los cocinemos.


En una sartén ponemos tres cucharadas de aceite y 

freímos un diente de ajo. Retiramos el ajo.

Rehogamos la cebolla picada pequeñita. Cuando este 


doradita sin llegar a quemarse, añadimos los 

champiñones escurridos.


Dejamos que se hagan y pierdan todo el exceso de 

líquido.

Cuando estén hechos, añadimos la nata y sal y pimienta

con precaución.


Dejar cocer cuatro o cinco minutos.


La sal y pimienta después de la nata, si ponemos la sal a

primera hora los champiñones soltarán más agua.

Ya tenemos la salsa preparada.


Ahora tenemos dos opciones:

1º colocamos los filetes con cuidado en una fuente y la

salsa por encima.

Si nos gusta esta opción, podemos también incorporar 

los filetes a la salsa mientras esta en el fuego 

terminándose y dejar que se hagan unos minutos juntos.

2ª colocamos los filetes en una fuente y la salsa al lado 

en una salsera.


Al ser un plato bastante calórico deberíamos servirlo 

con ensalada, pero las socorridas y deliciosas patatas 

fritas siempre están ahí.

Se me hace la boca agua.

Espero os resulte útil. Si tenéis alguna duda o 

comentario estaré encantada de leerlo.

Tiempo de elaboración: medio.

Dificultad: baja.


SI TE HA GUSTADO COMPÁRTELO¡¡¡



       FACEBOOK        TWITTER       GOOGLE +